Santosha, el arte de ser feliz

Santosha संतोष es la segunda de llamadas “observancias”, o niyamas, que pertenecen al capitulo II.32 de los yoga sutras de Patanjali. Este término solemos traducirlo comunmente como “contentamiento“.

Los yamas y niyamas tienen que ver con la responsabilidad que tenemos sobre nuestra actitud y fundamentan la práctica de yoga en todos sus aspectos (yogaasana, pranayama, pratyahara, dharana, dhyana y samadhi). Una práctica de yoga sin su actitud y consciencia es una práctica incompleta, incluso diría que hasta algo “peligrosa”. Aumenta nuestra ignorancia (avidya) y la visión parcial-distorsionada de la realidad.

Estos aspectos filosóficos y de actitud están interrelacionados entre si y  no solo se aplican en tus reflexiones racionales sobre tus actitudes sino también, en tus acciones-experiencias orgánicas y físicas en las posturas de yoga.

Es interesante recorrer las diferentes culturas del mundo y descubrir que cada cultura establece algunas valores y aspiraciones propias. En lugares como en India, algunas personas aprenden y tienen, por ejemplo, otro concepto de lo que es la felicidad. Para ellos, la felicidad está en oposición al deseo: sólo cuando dejas ir al deseo aparece la felicidad.Curiosamente la sociedad occidentalizada en la que vivimos tiene el pensamiento inverso: sentimos y tenemos la creencia de que seremos mas felices si conseguimos los deseos o aspiraciones que ha creado nuestra mente

Es importante tomar responsabilidad sobre la calidad/cualidad de nuestras vidas. Y eso tiene que ver mucho con el tipo de decisiones/elecciones que has ido tomando hasta ahora. Observa si vives o sólo sobrevives. Dicho esto, ahora llega la mejor noticia: Todas tenemos el poder de acceder a la felicidad, al contentamiento en cada instante. Puedes acceder a tu felicidad ahora. 

Hay dos tipos de contentamientos, un contentamiento “circunstancial” y otro “existencial“.  “Circunstancial” se refiere a delegar tu felicidad-bienestar a tus circunstancias  (que pueden favorecer o no en un momento determinado) y, “existencial”, tiene que ver con que reconoces que la felicidad y bienestar siempre existe, sólo por el sencillo hecho de tu existencia; sencillamente porque estás viva.

 

TOMA RESPONSABILIDAD SOBRE TI

Nos han enseñado a crear y visualizar unos sueños, a motivarnos, a utilizar todas nuestras capacidades e intelecto para lograr nuestro objetivo, a usar una proyección de futuro y basar nuestras referencias de éxito en el poder, el dinero, reconocimiento, necesidad de destacar…utilizando en ocasiones la comparación. Entonces, da igual lo que ocurra, vamos a por ello con todas nuestros recursos (algunos incluso sacrificando salud, familia, medio ambiente…).Es justo esta actitud de lograr satisfaccer esa necesidad a toda costa (y mantenerla) para ser supuestamente feliz, lo que hace que el mundo se encuentre como está hoy en día: con guerras y una falta profunda de conciencia global. Hay una relación muy profunda de nuestro proceso interior y el proceso que vive el planeta.

Con esto no estoy diciendo que no sigas tus aspiraciones y proyecciones (no es fácil salir de un patrón sistémico tan profundo y arraigado aprendido de generación en generación), todos tenemos un propósito (dharma) que realizar y a veces nos lleva toda una vida saber cual es (pero no tiene que ver con la profesión, muchas veces tiene que ver con sufrir menos). El enfoque y el saber qué es lo que quieres nos ayuda tener una dirección… Mi opinión es que siempre que busques y desarrolles tu propósito con consciencia y respeto contigo y hacia las/os demás estará en sintonía con tu práctica de yoga. La prosperidad y la abundancia no está reñida con el Yoga.

 

Ya estas completa/o

El propósito de esta reflexión es mostrarte que hay un lugar en ti, al que siempre puedes acudir, que ya es feliz, que ya está completa/o. Personalmente, entender esto me ayudó mucho a quitarme un gran peso de encima.

Si estás delegando tu felicidad a tu relación con tu entorno y lo exterior como tu trabajo, tu familia, tus aspiraciones, tus deseos etc estás atrapada en ese contentamiento circunstancial, que no ofrece más que recompensas puntuales  y generan sufrimiento a medio-largo plazo.

 

YA ESTAS COMPLETA/O. MIRA DENTRO PARA SER FELIZ, AGRADECE LO QUE YA TIENES

Es por ello que todas las grandes prácticas espirituales comenzaron indagando en la naturaleza del sufrimiento  para dar una respuesta y calma desde la luz interior, desde la capacidad de agradecer la vida, sólo por la propia virtud de ser. Se nos olvida que el hecho de que estés leyendo estas palabras es ya un milagro. 

La practica de yoga nos ayuda a recordar nuestro ser y a encontrar calma, alegría, bienestar, ligereza y gozo sin proyección mental, con desapego, de una forma muy orgánica, física, que sólo se experimenta en los estados espontáneos de meditación.

Si has experimentado en ti ese estado de calma y bienestar en tus sesiones de yoga, te pediría que lo recuerdes. Recuerda cómo te sentías cuando estabas tranquila/o, como notabas físicamente tu cara y tus manos, qué emociones surgían en esa calma…como el tiempo se distendía y espacio era simple, todo luz.  Recuérdalo, tenlo presente para poder utilizarlo cuando tus circunstancias te saquen de tu zona de confort para volver a ese centro, donde siempre existe santosha.

Esa es la práctica de santosha: recordar el Ser que eres. Maravillarte, agradecer este gran milagro y espacio sagrado. Sentir alegría en tu corazón cada vez que lo recuerdes. Y aunque las circunstancias se vuelvan adversas, tu centro estará en paz. Porque tu ya eres paz, tu ya eres alegría y calma.

    Om shanti   Amara              

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.
Press enter to search