El arte de encontrarse

«Nuestro interior es un templo de libertad»

M. Gandhi

Una de las maravillosas enseñanzas que me ha mostrado India es que todo (tod@s nosotr@s) es transitorio, la vida y la muerte van de la mano. Lo material (nuestra materia) se esfuma como el polvo en las estrellas. Por eso, lo único que permanece que puedes utilizar como herramienta para ser feliz, eres Tu mism@, en el presente. Lo que te puede dar felicidad en este instante es respirar la autenticidad que eres. Eso, en el fondo, es Lo unico real. Sin «proyección» ni medios externos desde fuera.

La idea de felicidad en nuestra sociedad se ha idealizado, e incluso mercantilizado. Es generadora de estrés y de miedo. Algun@s lo traducen como éxito, otr@s lo enmascaran a través de la tenencia material. Pero todo eso es transitorio y siempre buscamos más. Es ahí donde la ansiedad y deseo de futuro produce tristeza, insatisfacción continua, además de enfermedad.

La conciencia y aceptación de este proceso de desapego de lo material y la busqueda hacia un@ mism@ es una opción, como todo. Cada un@ estamos sólo donde podemos estar (donde queremos y decidimos estar).

Es habitual, por otra parte,  pensar de ese «limite» (interno y externo) que existe a modo de «condicionante».  Hay cosas que no dependen sólo de nosotr@s. Esos «condicionantes» algunas veces son excusas mentales por miedo pero otras veces son evidencias tangibles, que no están en nuestra mano cambiarlas. Limitan nuestra llegada a ese estado de bienestar. Por lo tanto, es importante que tu ser determine si esta en tu mano cambiarlo o no. Las sombras existen igual que la luz. La vida no es un camino homogéneo de estrellas. Ese es un punto de partida en la aceptación. Una aceptación desde la que progresar hacia tu objetivo, en el reto continuo de transformar en tí lo que consideres.

No hay que abandonarse a la inercia; tu eres la que tiene el primer poder para empezar a modelar tu vida y a ti mism@.La cosa no es tan sencilla, lo sé..Pero es un comienzo…

A este respecto, comparto con vosotr@s un cuento fántastico que resume de una manera bonita muy bonita estas cosas:

En cierta ocasión, se reunieron los dioses y decidieron crear al hombre. Planearon hacerlo a su imagen y semejanza, pero uno de ellos dijo: «Esperad, entonces va a tener un cuerpo igual al nuestro, fuerza e inteligencia igual a la nuestra; debemos pensar en algo que lo diferencie. De no ser así, crearíamos nuevos Dioses. Debemos quitarles algo, pero ¿que?

Tras mucho pensar, uno dijo: «¡Ya sé! Vamos a quitarles la felicidad, pero el problema es donde esconderla para que no la encuentren nunca.»

El primero propuso: «Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo.»A lo que otro repuso:»No, alguna vez alguien subirá y la encontrará y si la encuentra uno, ya todos sabrán donde está»

Otro propuso:» Entonces, en el fondo del mar.»Y otro respondió: «No, pueden fabricar una embarcación capaz de navegar bajo el agua.»

Otro Dios dijo: «Pues escondámosla en un planera lejano a la tierra». Y otro respondió: «Pero pueden construir una nave capaz de surcar el espacio y llegar a ella»

Finalmente, uno dijo:»Y si la escondemos dentro de ellos mismos? Estarán tan ocupados buscándola fuera que no se les ocurrirá mirar dentro de ellos.» Todos estuvieron de acuerdo con esa idea, y desde entonces ha sido así: el ser humano se pasa la vida buscando la felicidad sin saber que la trae consigo.

Cuento Anonimo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 686 920 537
  • contacto@amaraomyoga.com