La mente y la representación de la realidad

Thich nhat hanh instruyó sabiamente con estas palabras: “¿ Quién es tu enemigo/o? La mente es tu enemiga. ¿Quien es tu amigo/a? La mente es tu amiga”.

Y es que la mente humana tiene la capacidad de mantenerte en un sufrimiento/ tensión constante o de ofrecerte todo lo contrario: una vida plena y llena de propósito y oportunidades.

 

 

Sabemos que somos más que un cuerpo y una mente. Sabemos que existen otras muchas cosas en lo transpersonal, en lo energético… e incluso sabemos la posibilidad de experiencias/aspectos que no podemos explicar. Pero la mente hay que reconocer que es un instrumento o elemento muy sofisticado.

La mente genera pensamientos. Los pensamientos generan emociones (que son reacciones del cuerpo). Y es interesante observar como ante una misma situación o hecho -aparentemente cotidiana o normal-,  la misma persona, en función del día y de factores inconscientes, el tipo de reactividad puede ser favorable-constructiva o bien hostíl-problemática.

Hay dias que un hecho simple pueden encender la cerilla. Desequilibrar por completo a la persona (y con ella a todas las demás personas que tiene alrededor). Es ahí cuando, a veces, la persona se puede convertir en una auténtica bomba de relojería.

Por ello, es importante comprender  la forma de funcionar de nuestra compañera de viaje. Si entendemos como nos anula, como nos ayuda o como nos impulsa será mas fácil utilizarla a nuestro favor. Y no en contra.

Te invito a descubrirlo. Es un viaje apasionante y un verdadero reto de coraje y humildad. Implica indagación activa, compasión y aprender con paciencia a contemplar la realidad desde una perspectiva amplia, amable e integradora de la parte que nos gusta ver de nosotras/os mismas/os y de lo que no.

 

 

En este proceso te recomiendo este entreno: propónte enfocar la manera de percibir tus circunstancias con fe, ilusión y con ganas de aprender y descubrir. Imagina un gozo profundo en tu corazón. Construye tu presente y tu futuro como un lugar lleno de oportunidades no como un sitio hostil.

Sabemos que en ocasiones es muy dificil. A todas las personas “la vida” y “las circunstancias” nos pillan. En función de las experiencias (sabemos que hay seres humanos con circunstancias muy muy dificiles) por regla inmediata y general tendemos a creer y excusar en que TODO el problema está afuera. Y al sacar las cosas fuera, y quitarte responsabilidad, dejas de dar poder a tu intervención en ellas. Surge la impotencia.

La impotencia anula. Deja sin fuerzas ni posibilidades. Por ello es bueno saber cuando tomar parte y acción.  Algunos/as entran en el campo-identificación de “ser victima” de sus propias circunstancias.

Dicho esto, y sin quitar importancia al sufrimiento, desafios y a la embergadura que algunas personas experimentan, no podemos quitarle importancia al papel fundamental e indispensable que juega en todo esto nuestra propia mente.

Algo que la neurociencia respalda y de esto se tiene bastante certeza es que todas las personas tienen todos los recursos necesarios en si mismas para tener una vida plena. Lo que ocurre aqui -y este es uno de los grandes obstáculos- es que nos hemos creado una “visión representativa de la realidad”.

 

 

No vemos la realidad, lo que vemos es la representacion y creencias (conscientes e inconscientes) sobre las cosas. De ahi la maravillosa frase “No vemos el mundo que Es. Vemos el mundo que Somos“.

Te animo que observes con comprensión y amor todas aquellas cosas que consideras creencias, ideas y valores. Hay algunos conscientes y otros inconscientes. Descubre que te limita. Descubre y reafirma qué mueve a tu corazón. ¿Qué lo llena de alegria y paz?Descubre también qué hace que no puedas impulsarte o mantenerte firme hacia tus deseos o propósitos más profundos ¿Cuál es el lastre o la carga que te cuesta soltar?¿Cuál es la representación o mapa de la realidad que te has creado?.

Desde ahí, confia, visualiza y abraza todo lo bueno que Es en tu vida ahora y abraza todo lo bueno que también está por llegar.

 

Om.shantih

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 686 920 537
  • contacto@amaraomyoga.com