Abrazando los 5 koshas, las 5 capas de la consciencia

¿Estas dispuesta a abrazar la felicidad? Pues accede a la última capa de la consciencia, a Anandamaya kosha, la capa de la felicidad. Anandamaya siempre está presente. Así como el sol siempre existe -aunque no siempre lo tengamos delante-, la felicidad siempre existe.

Y…¿Como empezar? Tu práctica de yoga puede llevarte a ese estado. Y, si aún no lo has saboreado, te invito a que empieces a descubrir e indagar en estados estados profundos de tu práctica. Cualquier experiencia, sea cual sea, es una invitación a profundizar y expandir la experiencia humana.

Uno de los sistemas de referencia, o sistema de indagación que propone el yoga es el trabajo sobre los llamados “koshas” o capas de la consciencia. Surgidos del Taittirīya Upaniṣad , este modelo propone evolucionar la consciencia desde las capas mas densas hacia las más sutiles (y profundas) de la existencia. Cuando en una práctica de meditación, tu instructor/a de yoga te pide que comiences a “mirar hacia adentro”, es entonces cuando empezamos a entrar y experimentar esas “capas”.

Las 5 capas del Ser

Es frecuente ver que muchas personas pasan por la vida sin observar o comprender su experiencia interna. La tendencia es vivir con la atención en los objetos externos, por todo el conjunto de necesidades, deseos, miedos y proyecciones.Y es que, el Yoga real, este yoga interno, implica dedicación, desapego y un profundo compromiso con uno/a mismo/a el estar ahí, para ver y comprender “lo que Es”.

Cuando te inicias en el yoga, la tendencia es estar en los aspectos más tangibles y “densos” de la experiencia inmediata, es decir; el cuerpo. Este aspecto, el cuerpo y todo lo que es, es la primera capa o kosha.

Comenzando desde la capa más externa y densa, moviéndose hacia adentro, las cinco capas son:

  • Annamaya kosha: capa física: la primera capa de conciencia consiste en el cuerpo físico (o “alimento”). Incluye los músculos, huesos, tejido conectivo, órganos, grasa y piel.
  • Pranamaya kosha: capa energética: la segunda capa de experiencia consiste en la energía sutil del cuerpo, o los elementos que no se pueden ver a simple vista. La respiración y el prana (energía de la fuerza vital) son parte de esta capa.
  • Manomaya kosha: Capa mental / emocional: los pensamientos y las emociones constituyen la tercera capa del ser. La mayoría de las personas solo operan conscientemente en estas tres primeras capas.
  • Vijnanamaya kosha: capa intuitiva / sabiduría: la cuarta capa está compuesta de intuición y sabiduría. En ello radica la capacidad de conectarse con un conocimiento superior, seguir impulsos intuitivos y ver el panorama más allá de la lógica.
  • Anandamaya kosha: Capa de dicha: Finalmente, la quinta capa es el lugar tranquilo de paz, amor y alegría que no tiene opuesto, justo en el centro de tu ser. Cuando opera desde el anandamaya kosha, experimenta una sensación de presencia y unidad entre todos los seres.

Manteniendo una práctica sobre los 5 koshas

El viaje a través de las capas de la consciencia tiene que surgir de forma progresiva, a través de la intuición y la naturalidad. No hay que forzar nada. Sólo seguir exponiéndose a una práctica continuada y a ese estado de meditación de forma progresiva.

Al comenzar los primeros minutos de tu práctica de yoga es frecuente que tu atención y sensación esté en el cuerpo. Es ahi cuando el cuerpo físico (annanamaya kosha) está trabajando a través de su estiramiento inicial, su calentamiento inicial etc, y se muestra a través de rigidez, dolor, calor, pereza o fuerza. (Al llegar a tu sala de yoga, normalmente al principio no entras “por que si” en un estado de felicidad o sensación de bienestar, hay un proceso de práctica en el cuerpo físico. Y es por ello, que al final de la práctica, normalmente, se encuentra la postura de savasana, para reposar desde la inmobilidad y observar el cuerpo de la dicha, la felicidad, o anandamaya).

El cuerpo físico es el punto de acceso inicial para el trabajo espiritual, pero no es el único objetivo de tu práctica. Poco después de tomar conciencia de su cuerpo físico, quizás tu atención vaya a tu respiración (el pranamaya kosha) y cómo se mueve la energía a través de su sistema. Hay una sensación de fluidez y flujo, cuando se experimenta el pranamaya kosha, ya que la respiración y el prana están moviendo energía en todo el sistema. Notarás que enfocarte en tu cuerpo y tu respiración ayuda a calmar tu mente y a mover las emociones estancadas; Este es el Manomaya Kosha. Una vez que su mente experimenta un estado más en calma, hay un mayor acceso a la conciencia y la sabiduría (vijnanamaya kosha). Las fluctuaciones mentales parecen disminuir o, quizás hasta detenerse por completo en pequeños instantes, y hay espacio para la intuición. Y aparece, sin ser una comprensión racional, la Comprensión.

Desde posición tumbada o en posición sentada , se puede comenzar al percibir una sensación de conexión con un estado de dicha, o felicidad, en el que se pierde el sentido del tiempo y el espacio, en el que todo es amor, calma y pura gratitud (anandamaya kosha). Feliz experiencia.

Comments (2)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 686 920 537
  • contacto@amaraomyoga.com
× ¿Cómo puedo ayudarte?