Las capas de la Consciencia.

  Explora las capas de tu cuerpo y de tu Ser interior para conectar con tu centro de bienestar. Si sabes encontrar siempre ese lugar profundo, de calma y paz, siempre lograrás volver a tu hogar.

En este articulo me gustaría mostraros información que puede amplificar los horizontes de tu práctica. No se trata de que sencillamente “creas”, sin establecer tu modo critico a lo que voy a escribir a continuación. Mi propuesta es que te sirva de experimentación, que indagues y sobretodo, contemples todas las posibilidades para amplificar tu consciencia de ti y del mundo que te rodea. El objetivo es que puedas maravillarte, desde el desapego incondicional a tu practica de yoga, sin proyección ni espectatíva. Es desde ahí, para mi, desde donde surge la magia.

 

EL SER HUMANO ES “CURIOSO” POR NATURALEZA. UTILIZA TU CURIOSIDAD PARA AMPLIFICAR HORIZONTES

Hace mucho tiempo emergió de mi una pregunta que nos hacemos much@s de nosotr@s: Realmente, quien soy? Para qué estoy aquí? Recuerdo momentos de mi adolescencia estar inmersa en la agitación y matríx del día a día. En los “deberes”, en los “quehaceres” y esos aspectos “mundanos” que contrastaban en ese momento con todas estas preguntas existenciales que rondaban mi cabeza.

Mi curiosidad, mis miedos y mis diversas necesidades humanas me hacían cuestionarme el por qué de mi existencia, el por qué de mi propia identidad. ¡Ahora sé que no soy la única que experimentaba esto!. Si lo has experimentado alguna vez, tranquil@, somos muchos más.

Tendemos a asociar nuestro “Ser” a nuestra “personalidad”. Se produce un efecto de identificación profundo que delimita nuestra percepción y el alcance de nuestra propia comprensión. Nuestro cerebro simplifica sus razonamientos. Es cuestión de supervivencia; hace que nos identifiquemos con nuestro nombre, con nuestro pasado y memoria, nuestro trabajo, familia, con nuestros miedos… Busca referencias y las hace suyas.

Te propongo que consideres que tu verdadero Ser como algo más profundo, algo más grande. Ese Ser se encuentra con los ojos cerrados, quitando tu nombre, tu pasado, trabajo, familia, tus miedos. ¿Te gustaría experimentarlo?

Lo primero que puede surgirte es la duda, miedo (porque tu Ego necesita su identificación). ¿Cómo es posible que yo sea algo diferente a lo que siempre he creído? Bueno, no es que seas algo “diferente”, es que eres algo MAS.

El asunto es que da miedo. Encontrar un espacio vacío y al mismo tiempo tan lleno.

Cuando empiezas a experimentar a traves del yoga, utilizando los hechos no los prejuicios, y aprendes también algo sobre filosofia del yoga, desde el Jñana yoga en particular, empiezas a comprender algunas cosas. Es muy interesante que ya Patanjali, en los aforismos de los yoga sutras, partía de la base de que en la percepción de los objetos (incluyéndote a ti mism@) y en las ideas, todo conocimiento es siempre parcial (esta segmentado). Al intentar explicar y comprender nos dejamos llevar por diferentes obstáculos, de los que no muchas veces somos conscientes: la comprensión defectuosa, la confusión de valores, el exceso de apego, las aversiones irracionales y el sentimiento de inseguridad. Ayuda partir de esta base de que todo son creencias y que mi percepción sobre las cosas es siempre parcial. En tu mente sólo se ilumina lo que le estás dando atención.

Y desde ahí, sabiendo esto, indagamos desde la experimentación personal y única.

La comprensión como tal la identificamos con lo que nuestra mente procesa ( creemos que lo que somos viene de nuestra cabeza, ¡verdad?). Te propongo que pienses que la actividad mental incluye más cosas: incluye “comprensión”, “comprensión defectuosa”, “imaginación”, “sueño profundo” y “memoria”, tal y como Patanjali menciona en el aforismo I.6

-Pramanaviparyayavikalpanidrasmrtayah-

 

En el Taittiriya Upanishad, uno de los grandes textos tántricos, al ser humano se le describe con 5 capas, también llamadas “koshas“. Son capas que se  interconectan y que se distribuyen una encima de otra envolviendo al alma.

 

  Ajit Bhat, mi  profesor de sánscrito de la universidad de Mysore,  sólía incidir especialmente en una visión similar sobre el alma, y sus envolturas, para explicarnos el sentido de “citta“(la mente) -y la necesidad de reducir citta para conectar con tu alma-. En esta visión comentaba que el alma esta en el centro de todo, y que sobre ella se disponían de forma concéntrica, una densa capa de “Ego” que la envolvía, y sobre ella una capa de “Intelecto”, y sobre ella una capa de “la duda”, y sobre ella “las opciones”, y sobre ella “las decisiones”.

 

LAS FRECUENCIAS DEL CEREBRO

Y hablando de curiosidad…¿Conocias sobre las frecuencias del cerebro? ¿Sabias que en 24 horas pasamos por tres estados de consciencia: vigilia, ensueño y sueño profundo?.

El estado de vigilia es cuando estás completamente despierta y en acción en tu vida diaria, eres consciente de tus actos, te relaccionas y tomas decisiones. El estado de ensueño sucede justo cuando te vas a dormir, o los primeros minutos después de despertarte por la mañana. Y el estado de sueño profundo sucede cuando estas completamente dormida, tu consciencia no está activa  y está activo tu subconsciente. En cada uno de esos estados la vibración cerebral varía, tus imágenes mentales, conceptos, pensamientos, emociones…Tu parte consciente y también tu parte subconsciente. Ya veremos más adelante como hay personas que hacen exploraciones conscientes del inconscientes. Conociendo esto puedes indagar en tu mente consciente, maravillarte del universo desconocido y entregarte al subconsciente, con amor, comprensión y desapego.

Muchas de las medicinas tradionales indígenas de algunos pueblos de centroamérica y suramérica, como son la Ayuaguasca o el Peyote, eran utilizadas para acceder a ese universo simbólico del subconsciente, y resolver patrones y nudos que afectaban a la salud. Nosotros, los yogis, utilizamos otras herramientas como son la respiración y la practica integral de yoga.

 

  Con el permiso de l@s neurobiólog@s o de la neurociencia (seguro que lo explicarían de una forma mucho más rigurosa que yo) voy a comentaros algunas de las cosas que mas me están fascinando a lo largo de estos años: Se conocen diferentes vibraciones o ondas cerebrales. E incluso se ha localizado la frecuencia vibracional del miedo en el cerebro.  Estas vibraciones se miden en hercios (Hz) y son las ondas Bheta (14-30Hz), Alpha (8-13,99Hz), Theta (4-7,99 Hz),  Delta (0,5-4Hz) y Gamma (sobre 40 Hz).

Un aspecto interesante de estos estudios es que algunas de estas ondas que experimenta un cerebro humano son compartidas con otros animales, con el reino vegetal y también con el reino mineral.

La primera, las ondas Bheta,  son propias y exclusivas del ser humano. Es la relacionada con el estado “normal” de consciencia. Es la que razona, la que está alerta, la que reflexiona de forma crítica y lógica. Esta onda es necesaria para el funcionamiento del “sistema humano” y el matrix en el que vivimos, su eficiencia y supervivencia. Y, en ocasiones, a veces tu sistema lo traduce en estrés y ansiedad (sus precursores y circunstancias no son objeto de este articulo). Aun en ese estado de estrés o ansiedad la existencia de esa vibración de estrés prepara a la persona a la acción ( lo malo es cuando se hace crónico).

La segunda, Alpha, es la onda de los animales (la presentan todos los animales), y es la onda de la “relajación”. Es aquella frecuencia cerebral que surge como producto de nuestra practica de yoga y meditación. Si te sientes relajada (notas que segregas más saliva de lo normal, bostezas etc…) ahí está actuando las ondas Alpha. También se les llama “ondas frontera”, se quedan en el límite del subconsciente. Son, por lo tanto, la antesala a tu mente subconsciente, la base de tu consciencia.

La tercera son las ondas Theta, se presentan en las meditaciones profundas y también en los llamados “estados de ensueño”. Es donde se reajusta tu subconsciente y se puede experimentar, momentaneamente, justo en el momento en el que estas casi a punto de dormirte y justo en el momento cuando te acabas de despertar.  En esa vibración se dice que se experimenta la mayor sensación de conexion con el universo. La vibración en torno a los 7,5 es también una frecuencia de las plantas . Si, por lo visto las plantas y las piedras también tienen sus frecuencias. Puedes informarte sobre algunos estudios a este respecto a través de este LINK. 

 

    Las siguientes son las ondas Delta. Estas corresponden al mundo mineral, a las piedras y aparecen cuando estamos dormidos, en sueño profundo. También se dice que en algun tipo de meditación como en la “meditacion trascendental”. Se dice que son la puerta al universo y también hacia el inconsciente colectivo. El sueño profundo es necesario para la recuperación de todo el sistema, por lo tanto estas ondas son muy importantes para la sanación física, energética y mental de cada un@ de nosotr@s.

Las ondas que se han descubierto más recientemente son las ondas de mayor frecuencia, las ondas Gamma. Se dice que existen para almacenar información importante para todo el sistema.

Habiendo dicho esto, os recomiendo indagar en las investigaciones del Dr. Francisco Moya sobre la exploración consciente del inconsciente, para maravillaros aún más.

Podeis consultar el siguiente video de una conferencia del Dr. Moya en la Universidad de Navarra: VIDEO

 

LOS CINCO “KOSHAS” O CAPAS HACIA EL SUBCONSCIENTE

  Conociendo la existencia de estos tres estados de consciencia (vigilia, ensueño y sueño profundo), en los que nuestras ondas cerebrales varían, podemos comenzar a comprender el concepto de las diferentes “capas” o  “koshas”. Cada una de estas capas se relacionaría con los estados de consciencia. La primera se relaciona con vigila, las 3 siguientes con la parte del ensueño, y la ultima con la parte subconsciente.

La capa más externa es la capa que más fácil experimentamos, la capa física, el cuerpo, que según el Taittiriya Upasisad corresponde con Annamaya kosha. La siguiente capa es Pranayama kosha la capa energética y de vibración, cuando te sientes conectado “eléctricamente” en el cuerpo. A continuación esta Manomaya kosha, que sería la capa “mental”, donde se construyen los conceptos, los pensamientos y los sonidos. Sobre ella podemos trabajar a través del canto de mantras y la pronunciación o escritura de afirmaciones (o Sankalpas), para intentar soltar todos los patrones mentales y de pensamiento, fantasias y proyecciones y volver a la presencia. Vijanamaya kosha tiene que ver con la capa de la “sabiduría” y ser relaciona con la intuición. Si estas en un proyecto creativo, de pintura, de escritura creativa, un proyecto artístico en la que usas el caudal de tu intuición estás conectando con tu capa de la sabiduría.

Annandamaya kosha es la capa más profunda y tiene que ver con el “cuerpo feliz interior” que siempre está presente. Es un núcleo, y es un sentido instintivo en el que sientes que la vida merece la pena y que es bueno estar vivo. Literalmente, comprendes a través de ella que nacemos para ser felices. Porque cuando accedes a las profundidades del Ser, lo que surge es puro gozo. Pura y cristalina felicidad.

Los indígenas toltecas – y en general muchas comunidades indígenas del mundo entero- indagan y trabajan sobre estas diferentes capas de la consciencia como modo de sanación y cura del sufrimiento. Ellos los llamaban de otros modos, pero estamos hablando de lo mismo (seguramente a alguno de vosotros les sonará la palabra “tonal” o “nagual”…)

Feliz consciencia yogis, om shanti       Amara

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.
Press enter to search