El secreto de entregarse

Las posibilidades son inmensas. Y en el proceso de comprender que los límites los construimos cada un@ de nosotr@s, aprendemos lo que nos toca aprender.La vida nos prepara para Ello.

Nuestro cerebro ha aprendido a activar el control para conseguir nuestro objetivo, satisfacer el sistema y como modo de supervivencia (que nos ayudó mucho cuando estábamos en las cavernas). Pero hay muchos objetivos y metas que nos proponemos que son fruto de un producto cultural en el que se premia el éxito y el poder. Y aquí la sociedad de consumo y la economía del éxito tiene mucho que decir.

Estos aspectos que quizás podrían quedarse sólo en el ámbito laboral se heredan en el campo emocional para todas las demás facetas de nuestra vida. Como es el caso de nuestro “ideal familiar”, los amigos, nuestra practica de Yoga (cuanto nos estiramos, cuan fuerte estamos, qué experiencia extrasensorial he tenido…) nuestros propósitos profundos vitales y cualquier pequeño aspecto cotidiano que implique “lograr-conseguir algo”. Como, por ejemplo, que tus zapatos queden siempre lo más limpios posible, o que salgas “perfecta” siempre de casa. 

Mi propuesta aquí hoy es que nos planteemos que a veces la vida se reorganiza sola. Quizás esto de vivir no trata de que tu lo domines todo. Es posible que no siempre va hacia donde tu quieres, pero sí hacia donde debe ser.

Te propongo que de vez en cuando practiques lo que llamamos “la entrega”, que te relajes en lo que estés viviendo. Descansa en la Energía.
A veces lo único que te está intentando enseñar ese momento es a sentir y a respirar desde la sencillez. Para mi la iluminación es la experiencia de Máxima Presencia. No es vivir en otro plano, o buscar otro mundo, buscando otro Avatar que sirva a tus propósitos. Es vivir en este plano con máxima consciencia y volver a la sencillez.

Quizás eso sea lo que la vida enseña. En ingles se utiliza la palabra “surrender“, en castellano utilizaríamos la palabra “entrega”. El equilibrio está, para mi, entre esta acción intencionada sobre algo (el enfoque) y  el entregarse a lo que tenga que ser, en cada momento.

Seguramente, a más de una os habrá pasado en vuestra experiencia que cuando “te relajas” a veces es cuando las cosas suceden ¿verdad?. Eso es. De eso se trata; de que pacifiquemos nuestra visión de la “rendición” a través del amor, la comprensión y la compasión, practicando “Vairagya”, desapego. 

Este aspecto tan importante de querer lograr a toda costa nuestros objetivos tiene que ver también con nuestro deseo innato de CONTROLAR todo lo que sucede, en la manera que nosotros/as queremos. Y la vida te enseña – y en el yoga especialmente a través del yogaasana, la meditación y el pranayama- , que hay una parte que puedes controlar y una parte que a veces no puedes controlar del todo Tu, directamente. 

Y como siempre aquí ayuda indagar en el aspecto del Observador/a. Identificando cual es tu emoción. Ves tu apego a ella (el apego a todos tus patrones, a todas tus emociones). Reconoces que tu eres tu mismo apego. Reconoces que Tu eres el Apego. Y cuando ya no ves el límite entre el Apego y tu, porque realmente no ves la separación, es cuando todo se disuelve, se esfuma en el plano de la consciencia. Y te relajas en el Ser. 

  Om shanti   Amara    

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.
Press enter to search